Roberto Sánchez - Programador .NET/C++

Caleao (Asturias) - julio 2020.

Perteneciente al concejo de Caso, en la comarca del Nalón, y con una población de tan sólo 142 habitantes, Caleao es una puerta de acceso al Parque Natural de Redes. Es, además, inicio de la ruta del desfiladero de Los Arrudos, un paraje natural que destaca por su gran belleza, su densa masa forestal, su clima suave en verano y una gran humedad durante todo el recorrido que hacen que la ruta sea sumamente agradable.

El desfiladero de los arrudos es una ruta que presenta varias opciones de recorrido dentro del sendero PR-AS-61. Podemos emprender una excursión de ida y vuelta: Caleao–La Fontona (de unos 22 kilómetros en total, de una dificultad baja), u optar por seguir desde La Fontona hacia el lago Ubales y la aldea de Infiesta (ésta opción presenta una dificultad mayor, pues el recorrido es más largo y no es apta para niños de corta edad). La primera de las alternativas afronta un desnivel de unos 400 metros y la segunda supera los 1.000. En ambos casos la exigencia y peligrosidad aumenta con el mal tiempo, por lo que debemos realizarla desde mediados de la primavera a mediados del otoño.

Se inicia la marcha junto a Caleao, tomando una pista que parte de la margen izquierda de la carretera. Tras pasar al lado de la ermita de san Antonio (donde se encuentra el aparcamiento), la senda queda delimitada por unos muros que rodean los prados. El primer tramo es llano y discurre entre praderías a la vera del río. Pronto descubrimos el colorido de los hayedos y el típico bosque de ribera y de media montaña: abedules, avellanos, hayas, castaños, algún que otro roble y abundantes fresnos a orillas del río. Tras cruzar varias veces el arroyo y una vez dejadas atrás las cabañas de Agualmayu se llega a un puente de madera. A partir de aquí el arroyo forma pequeñas cascadas.

Pronto llegamos a la cabaña de Prendeoriu, donde la pista se transforma en un camino. Seguimos avanzando aproximándonos al impresionante desfiladero que podemos entrever a lo lejos. Alcanzamos el puente colgante de La Calabaza, donde se inicia la ascensión (una hora aproximada de subida). En este punto comienza el auténtico desfiladero de los Arrudos, que debe su nombre a un utensilio tradicional formado por una vara de acebo de unos 2,5 metros de altura en la que se colocaban varias estacas cruzadas a modo de peldaños para facilitar la subida en los puntos más difíciles del recorrido. Para superar la angostura y el desnivel del desfiladero, el camino aparece a veces excavado en la roca, formando auténticos escalones en puntos del recorrido (hay quien cree que fue una calzada romana).

Vamos contemplando la espectacularidad de la garganta, totalmente encajada entre montañas y que recorremos por el único acceso existente. Tras una fuerte pendiente alcanzamos El Collaín, pequeña planicie desde donde se divisa gran parte del valle de Roxecu. Siguiendo el camino principal y dejando el río a la izquierda, se llega en breve a La Fontona, magnífico lugar para descansar a la orilla del río y punto de arranque de las tuberías que conducen el agua destinada al abastecimiento de Gijón. Este es el punto de retorno hacia Caleao para los menos habituados a caminar. Es aconsejable hacer el regreso de forma tranquila. El descenso por Los Arrudos exige cierta precaución si las losas están húmedas. También es aconsejable pararse a menudo para contemplar la naturaleza, pues esta contemplación es lo más gratificante de la excursión. Entre otras muchas cosas, podremos ver en a los rebecos en los altos roquedos.

Como buen punto de pernocta recomiendo el camping de Caleao, justo al inicio de la ruta, que si bien puede parecer un poco caro en su precio de tarifa plana de 30 €/día para todo tipo de vehículos, dispone de parcela de 60 metros cuadrados con tomas individuales de agua y electricidad, además de barcacoa, también una en cada parcela. Las coordenadas son:

- N 43.15242 (N 43° 9' 8.74'').

- O 5.409383 (O 5° 24' 33.7'').